Da igual si eres más jugón o menos jugón, nuestra experiencia nos ha enseñado que si viajas con niñ@s, siempre deberás llevar contigo más de una propuesta interesante para pasar ratos divertidos y, sobre todo, para crear instantes de verdadera conexión y complicidad. Vamos, para compartir. Cuando jugamos en familia, honestamente, la experiencia es inolvidable -palabra de mamá-. No importa si tu destino es la piscina, el campo o la playa, habrá momentos "post -cualquiera de las opciones anteriores" en los que estos juegos serán muy socorridos. Qué hacemos después de cenar, bajo las estrellas o en un salón cómodo? Aquí tienes la respuesta. Recuerda que es verano y que nuestr@s hij@s merecerán alejar los "hay que acostarse pronto que mañana hay cole" de nuestros labios. En vacaciones, amainada la vorágine del trabajo y la rutina diaria, estamos ¡por fin! realmente juntos.

Hoy me he atrevido con las tan de moda listas y he elaborado una sencilla, con juegos simples y divertidos, fáciles de aprender y en formato viajero. Son vacaciones, debemos simplificar y hacerlo cómodo para que ni siquiera ocupen mucho espacio en el equipaje pero, eso sí, que les garanticen a ti y a tu tribu ratos magníficos... Espero que la disfruten (doy fe de que mi familia los ha testado), así que les deseamos un verano de encuentros y disfrute, pero sobre todo, en familia. No hay mejor forma de compartir y acercarnos a nuestros peques que jugando, les aseguro que serán recuerdos imborrables...

 

1)    Jungle Speed: si tu tribu está compuesta de niñ@s de 7 años en adelante (incluido algún temible adolescente y/o pre-púber) sin dudarlo ésta es tu opción. Un juego rapidísimo de acción-reacción, un poco alocado pero muy que muy divertido. Es ideal a partir de 4 jugadores y les garantizo risas desternillantes... No me extrañaría que los vecinos veraneantes se unan a la noche siguiente de escucharles jugar. Es un formato cómodo: saco, cartas y tótem de madera. Las cartas confunden al mas pintado por su parecido más que razonable, he allí el epicentro de este juego infalible: la observación, concentración y rapidez. Y aunque entrenaremos nuestra mirada y capacidad de reacción, nos divertiremos a más no poder. Hay también una versión de Jungle Speed para mas pequeños (a partir de 5 años) por si en tu tribu abundan pequeñines.

 

2)    Dobble: seguimos con juegos de rapidez, esta vez a partir de 5-6 años (pero con versiones a partir de 4), en este juego afinaremos nuestra observación para ser capaces de descubrir la figura que se repite tras la vuelta de dos cartas. Un juego muy fácil de aprender a jugar y que incluso podrán atreverse los niños solos (aunque insistimos en que no deberíamos desperdiciar la oportunidad de jugar con ellos estos días que intentaremos despejarnos de las obligaciones laborales)

 

3)    Kaput: ideal para peques a partir de 3-4 años. Formato en saco de algodón, un juego que además de divertido, nos dará la oportunidad de abrir un espacio de diálogo con aquello que asusta a nuestros chiquitines y chiquitinas. Se compone de dos fases, una de modelado en plastilina de aquello que nos produce miedo y otro más dinámico de identificación e impulso. Un juego de reglas fáciles y con mucha miga...

 

4) Wonder Ponder, cualquiera de sus dos versiones actuales (Mundo Cruel y Yo, persona) serán maravillosas oportunidades de charlar y filosofar en familia. Si tienes niñ@s de 8 años en adelante y una mente inquieta, Wonder Ponder les encantará. Abordar las fantasías y visiones incluso conceptos que los niños se han creado o pueden crearse sobre situaciones cotidianas y tratarlas de madera cercana, comprometida y claro! Divertidas. En Mundo Cruel, abordaremos la crueldad desde un punto de vista filosófico, crítico y reflexivo y en Yo, persona  haremos lo propio con un concepto importante como identidad... Por ejemplo, preguntándoles ¿Cómo sabes que no eres un robot?. Una apuesta curiosa y les aseguro que sorprendente para acercarnos al pensamiento reflexivo de los niños y para ayudarles a crear un criterio propio y defenderlo. Un juego para propiciar el pensamiento crítico. "Abre, mira, piensa" es la única instrucción que necesitarás...

 

5)    Tell Me Stories (a partir de 3 años): tarjetas para crear cuentos, un juego precioso con imágenes sugerentes en los que no habrá un solo ganador. En realidad, ganaran todos un rato ameno y creativo. En formato cartas, Tell Me Stories, basa su única regla en coger 4 ó 5 cartas al azar y enlazarlas en un relato. Hay varias temáticas pero, cualquiera de ellas, dará rienda suelta a la imaginación, pueden construir una historia entre todos o abogar por una historia cada uno. Favorecerás su imaginación, el pensamiento reflexivo, la secuencia lógica y el desarrollo del vocabulario. Si te gusta este juego pero tus churumbeles tienen 8 años o más,    no te preocupes, existen los Story Cubes, nueve cubos con imágenes o símbolos diversos, enlazarlos en una sola historia será nuestro objetivo, además podemos generar juntos criterios diferentes para complejizar el proceso ¿y si tuvieras que con esas imágenes solo hacer historias de miedo? ¿Y si además te dijeran con cuál de los dados deberás acabar tu historia? Retos que harán el resultado más curioso y divertido. ¡Desafía su imaginación (y la tuya) seguro saldrá bien!

 

6)    Gloobz, un juego recién salido del horno pero que ya figura entre nuestros favoritos. Trepidante, Gloobz hará aumentar tus reflejos! Pensado a partir de 6 años, es un juego que mezcla cartas y figuras 3D de goma. Es un juego rápido para ojos pero sobre todo, manos veloces. En función de la premisa al coger tu carta, deberás ser el primero en coger las figuras y los botes de colores correctos para sumar puntos. Eso sí, cuidado porque no es tan fácil como parece! Un diabólico juego de acción-reacción que afinará tus sentidos y te contagiará más de una risotada.

 

7)    Super Comics: si tu tribu está llena de mayores o se van a reunir montón de adolescentes, no lo pienses mas. ¡Éste es tu juego! Todos tenemos súper poderes (ser el más rápido en quitarse el calcetín del pie izquierdo usando sólo la mano derecha, por ejemplo) así que en este juego se batirán en duelo y demostrarán al resto cual de todos es el verdadero merecedor del título supremo de SúperHero. Lo otro es que ese superpoder te sirva luego para vencer el mal o conquistar a la (el) chic@ de sus sueños, pero eso es harina de otro costal. Aquí se lo pasaran pipa y aseguramos a un montón de adolescentes riendo sin parar (no crean que eso es sencillo, eh).

 

8)    Pantomima: fácil y enlatado juego de cartas en las que aparecen ilustrados animales, objetos o personajes, todos preparados para ser descubiertos por el grupo gracias a los gestos (sin sonido, eh, que es trampa) de quien tiene la carta... Un juego de siempre, en una versión tan cómoda que podrás llevarlo hasta en el bolso. Un clásico apto desde 4-5 años en adelante.

 

9)    Linternas de historias, sencillamente ¡una pequeña maravilla! Jugar al cine es mágico y hechiza a cualquier edad, ya seas tú quien hace de narrador, musicalizador o eres uno de los espectadores, seguro que será una experiencia fascinante para todos. Un rato en familia, tumbados en la cama y dejando volar la imaginación allí hasta donde el cine te lleve!

 

10) Mikado o palitos chinos un juego para poner a prueba tu concentración y pulso. Un juego que me trae lindos recuerdos de los veranos de mi infancia. Y aunque es todo un clásico (de los que nunca mueren) hay muchos que no lo conocen. El objetivo es ser capaz de extraer la mayor cantidad de palitos sin mover el resto. Si es un juego de chinos, pero muy entretenido y eficaz para relajar y favorecer la concentración y la coordinación mano-ojo. Los hay en muchas versiones y tamaños (incluso XXL para jugar en el jardín). Un tributo a los mejores años... Mi niñez!

Feliz verano jugones! Ya me contarán a la vuelta qué tal les ha ido con las recomendaciones ;)

Nathalie

www.kamchatkatoys.com