Nuestra reseña de hoy está dedicada a todas las princesas que se hacen preguntas, aquellas pequeñas saltarinas inquietas de corazón y mirada. Princesas inconformes que no quieren renunciar a ser ellas mismas soñando con mundos posibles y diferentes.

Carlota es una de ellas. Una princesa que, como no podía ser de otra manera -o eso creen algunos- era rosa, muy rosa. Con unarmario a rebosar de trajes rosa, cama rosa, sábanas rosa, almohadones rosa. Hija de una Reina rosa, claro, que también, poseía un armario a rebosar de almohadones rosa. Hija de una Reina rosa, claro, que también, poseía un armario a rebosar de trajes rosa, cama rosa, sábanas rosa y almohadones rosa.

El caso es que Carlota no deseaba seguir siendo una princesa rosa, ni besar sapos, ni estar quieta, ni esperar a que un Príncipe, como siempre azul, le rescatara. Carlota soñaba cosas "impropias" de una princesa rosa, pues quería ser ella quien viviera aventuras, rescatara de las garras de feroces lobos a los príncipes, volar sobre un dragón y conocer otros mundos. 

Carlota no quería ser cursi ni llevar vestidos incómodos que no la dejaran moverse y saltar.

Carlota no se sentía frágil como los pétalos de una rosa, aunque eso se empeñaban en repetirle su padre el Rey, la Reina, las Hadas Madrinas o los Consejeros Reales, y es que si de algo estaba rotundamente segura Carlota, es que ella no era una flor, no, Carlota sabía que era una niña. Y eso de pasar los días besando sapos, sin saltar ni correr para evitar que los delicados vestidos de seda se rompieran, o no salir de palacio por el riesgo de enfermarse o renunciar a vestirse de otros colores era, sencillamente, un rollo! Y así, día sí y otro también, Carlota se preguntaba si  ¿Había algo más aburrido que ser una princesa rosa? 

Un libro delicioso que reivindica el derecho de las niñas a decidir en igualdad de oportunidades y que permite soñar con princesas que desean escribir sus propias aventuras e historias, un día a lomos de un dragón, otras compartiendo navío con corsarios y piratas, o simplemente contemplando el mundo desde un globo que les prometa ver que su reino es tan grande como su imaginación y curiosidad.

No se lo pierdan porque esta primera obra de la ilustradora Raquel Díaz Reguera es magnifica, (ya van por la sexta ediciones!) Descubrir sus coloristas y preciosas ilustraciones es un disfrute y nos permiten acompañar a Carlota en ese viaje maravilloso que, el desear mirar más allá y preguntarnos, normalmente nos promete. Feliz lectura y hasta la próxima!

 

Nathalie

 

www.kamchatkatoys.com 

 

Ficha técnica: "¿Hay algo mas aburrido que ser una princesa rosa?".  Autor/ilustrador: Raquel Díaz Reguera. Editado por Thule.