¡Imaginación al poder!  

Atraída cómo no, por las temibles listas que ahora están tan de moda pero que -seamos sinceras- inició hace un mogollón de años atrás Cosmopolitan, les propongo continuar con el Top10 de los juegos molones. Es el turno de churumbeles entre los 4 y los 6 años (bueno siguiendo en la línea de la sinceridad, no aseguro de ninguna manera que sólo sean 10 mientras les adelanto que es una etapa que me encanta, quedan avisados).

La escenificación y el teatro. En estas edades parece florecer todo el universo mágico. Nos enfrentamos a la efervescencia de la fantasía, el juego simbólico se apodera de todo el universo lúdico y es muy divertido verles componiendo y recomponiendo historias de juego, construyendo personajes y proyectando a borbotones imaginación ilimitada. En ese panorama, los juegos de rol y teatro adquieren un matiz privilegiado. Marionetas, sombras chinescas, máscaras, y accesorios para cambiar de personalidad son un recurso muy útil a la hora de escoger un juguete adecuado. Es verdad que prefiero los recursos a los disfraces ya terminados, porque los primeros les dan la posibilidad de no encasillarse sino de transformarlos según lo requiera su imaginación. Bastará un cajón lleno de sedas de colores, alas, sombreros, casacas, máscaras, tutús, bigotes, barbas, pelucas así como marionetas, titeres y voilá, aseguraremos horas y horas de entretenimiento.

 Alfareros de papel

Las Cocinitas. Abro paréntesis: No puedo evitar sorprenderme cada vez que escucho algún comentario sexista sobre el juego de las cocinas. Sobretodo si pensamos que España es un país cuyo número de chefs reconocidos internacionalmente, supera el de cualquier otro país europeo. Y siempre vuelvo a lo mismo... Es que nadie recuerda que en todas las casas hay una estancia llamada cocina? Cómo no va a ser el juego de imitación por excelencia? No comemos todos los días? No insistimos a nuestros hijos sobre la importancia de alimentarse bien?  Lo curioso es que luego nos negamos a regalar una cocinita porque, según no sé cuál criterio es sexista... Me he perdido de algo o estamos todos locos? Las cocinitas serán un mensaje sexista si y sólo si creo que mi hija TIENE que cumplir ese papel en la vida, si estoy convencido de que no, Alguien puede explicarme qué tiene de malo que le gusten los cazos y los sartencitos? Ni qué decir de los niños, que suspiran al verlas cuando entran a la tienda... Cierro paréntesis.

Llegados a este punto estarás de acuerdo conmigo en que jugar a preparar comiditas es una pasión que une a niños y niñas. Será porque en mi casa igual cocino yo que mi chico, o que disfrutamos un montón del mundo culinario y más aún de comer, que el tema nunca ha sido un conflicto familiar. Nuestr@s hijos han hecho en casa de su abuela un restaurante "El Guisé" y en él -además de una cocinita, obvio- vamos incorporando el montón de cositas bonitas y rechulis que hay en el mundo de los juguetes: huevos, frutas, sushi, ensaladas, a cuál más mona, para ampliar el menú ofrecido a los comensales cada verano. Repitan conmigo: ¡Vivan las cocinitas! Un juego de imitación imaginativo que nos ofrece la oportunidad de desarrollar el lenguaje, el aprendizaje sobre los alimentos, las habilidades sociales y sí, también desmontar prejuicios.

 

Crear historias a partir de imágenes, como con las cartas Tell me a Story de Eeboo o empleando figuras, animales, muñecos y casitas de madera aportan un montón a su universo simbólico. Y aquí, los Sylvanian Families difícilmente tienen competencia. Llenos de detalles para enriquecer y dar realismo al juego, nos derrite la ternura de sus personajes. Y ojo, en estos tiempos que corren, hacer de vez en cuando un tributo y un llamado a recuperar la ternura, se agradece. Qué decir de los ratones de Maileg o las casas tipo construcción Bauhaus de Grimms siempre perfectas para duendes o muñequitos articulados.

  

Los juegos de mesa o reglados. Las reglas cumplen un valor formativo en nuestros peques. Enseñarles a no hacer trampa y a respetar las normas, es enseñarles a vivir en convivencia. Y eso, les aseguro que será un aprendizaje para la vida. Juegos sencillos, con reglas sencillas, juegos no demasiado largos para relajarles y enseñarles a perder y a ganar respetando a los contendientes, juegos cooperativos para intentar rebajar el ansia competitiva y fomentar el trabajo en equipo. Juegos de siempre que además ayudarán a fortalecer su memoria y su capacidad de observación y comprensión, son estupendos desde los 4 años. Aumentaremos la dificultad o la complejidad de las reglas y de las destrezas a medida que aumente su edad. De hecho, muchos juegos incorporan variantes para que a medida que se hacen mayores, puedan continuar encontrando atractivo el juego y desafíe otros conocimientos o destrezas.

 

Juegos de ingenio y pensamiento lógico o cuando el reto es contra ti mismo. Es verdad que no  a tod@s l@s niñ@s les gustan, pero hay perfiles muy proclives a este tipo de juegos. Además son muy útiles para ayudarles a concentrarse, a resolver problemas con creatividad y a anticiparse mentalmente a un movimiento o jugada. El Tangram, Katamino o Castle Logix son ejemplos de un tipo de juego en el que el objetivo final es crear mapas mentales para la resolución de situaciones y abonar el camino al pensamiento lógico y abstracto. Los hay desde los 4 años y están muy bien pensados para que no sean retos frustrantes sino para que quien juega se mantenga motivado en cada nuevo reto y les ayude a culminarlos asertivamente.

  

Construcciones, puzzles, circuitos, bloques, dominós de piezas para hacer caer. Desde siempre los juegos de piezas, ya sea en versión cartón, madera, mosaicos o piedras para construir, son un recurso increíble e inagotable. Los recorridos de madera para canicas de Haba, o las piezas de piedra Anker (en dominó o bloques), así como los típicos tacos geométricos de siempre, están entre nuestros favoritos. Son modulares y suponen un desafío divertido. Kapla es otra de nuestras apuestas y el tiempo nos ha dado la razón. Todos a quienes se lo hemos recomendado nos han contado lo exitoso del regalo! Kapla es un juego infinito y seductor de construcción efímera, en el que parte de la diversión será hacer colapsar nuestra estructura una vez acabada.

Manualidades y art crafts, ninguna lista de juegos y juguetes estaría completa sino incluimos el arte (y los libros) así que ya sea en sets con proyectos como los de Djeco, Sentosphere o Les Jouets Libres, o con intención más liberadora como las ceras de abeja moldeables de Stockmar o los Crayon Rocks (ambos ecológicos y 100% naturales) serán un acierto. La experiencia artística es fundamental en la construcción de las personas, la sensibilidad, la expresión emotiva y creativa, han de tener cabida en el juego. Así que colores y papel en ristre, podremos pillar algún libro fantástico como Garabatos de Coco Books o los preciosos Blocks para colorear de Papel Picado para dar rienda suelta a la imaginación y al espíritu creador y artístico de nuestros peques.

 

Como siempre, un placer escribirles... ojalá que "nuestra lista-no lista", pueda serle útil a los Reyes Magos y otros seres regalones de la faz de la tierra, en la búsqueda de ese juguete hecho para cada uno de vuestros hij@s. Como pajes reales y ayudantes de Santa y afines experimentados, damos fe de que el éxito está asegurado cuando sabemos bien a quién va dirigido aquello que regalan...

Hasta la próxima!

Nathalie

P/D: Si quieres saber con que juegan entre los 12 y 24 meses, aquí puedes ver nuestra selección.

www.kamchatkatoys.com