Hay estos días en la red, sobre todo en bloggers comprometidas con el derecho de tod@ niñ@ a jugar, un movimiento interesante a favor del juego. Bajo el hagstag #JugaresEsencial, reivindican no sólo el derecho inalienable de tod@ niñ@ a jugar, sino y, más importante, la obligación que tenemos como padres y madres, de velar y proteger el juego de nuestr@s hij@s: fomentando y respetando la voluntad lúdica, creativa, imaginativa y libre de l@s niñ@s.

Desde Kamchatka y Papel Picado Kids nos hacemos eco de esta reivindicación necesaria, porque aunque pareciera que el acto de jugar es inherente a la infancia y está implícito en la condición de ser niños, con más frecuencia de la debida comprobamos en escuelas y familias, que no es así.

Se desvaloriza el juego, asumiéndolo como baladí, absurdo y sencillo. "Esto es un juego de niños" nos descubrimos diciendo cuando algo es tan fácil que raya en lo insignificante. O cuando nos ponemos serios y mayores y vociferamos con tono de autoridad "Para! No estoy jugando..."

Si alguna vez nos hemos tomado el tiempo de observar con serenidad (y seriedad) el juego de nuestr@s hij@s, habremos comprobado lo comprometidos que están (emocional e intelectualmente en él). Habremos notado la "profesionalidad" con la que se dividen los roles y tareas y habremos corroborado lo complejo de la estructura... Así que, en conclusión, jugar es algo muy serio y los padres y madres deberíamos entenderlo de una vez por todas. Al final de cuentas, nuestr@s hij@s aprenden y reproducen patrones de conducta, de socialización y de vínculo además de desarrollar y modelar estrategias de resolución de conflictos y valores... 

Hecha esta introducción (realmente una declaración de intenciones), les cuento qué maravillosa novedad editorial les traigo al hilo de esta reflexión! María Pascual es una ilustradora-autora-mujer-crack, a la que conozco por esos recovecos curiosos y afortunados que tiene la vida. Esta vez y de la mano de Narval, una editorial singular (a la que no perderé de vista nunca más), María nos regala un lujo de libro. Sales a jugar? Es un homenaje a los patios de colegio, a las "caimaneras" que llaman en mi tierra, a la reunión en la calle de todos los vecinos y colegas que utilizábamos las aceras y calzadas de nuestros barrios, como una prolongación del patio de la escuela. Es una mirada no nostálgica, no, sino emancipadora que recuerda y recrea, con espíritu rebelde, el derecho a bajar a la primera timbrada del colega y ocupar el espacio de juego que las grandes ciudades han ido robando a nuestra infancia.

Es un precioso y divertido compendio de esos juegos que jugamos tod@s y siguen jugando nuestros hij@s. Juegos de contar, correr, esconderse, ligar y volver a contar esconderse y ligar... Juegos que son de siempre porque al final lo gregario no se deja amilanar por pantallas solitarias  -para fortuna física y mental de nuestros peques-. Las ilustraciones maravillosas de María Pascual  (a las que ya nos tiene acostumbrados, dicho sea de paso) recorren las páginas de Sales a jugar?, traviesas, llenas de guiños y sublimemente evocadoras, siguen a unos textos divertidos y que, por momentos, nos dan razón del niño que aún no hemos dejado morir y que nos habita el alma. Debe ser porque María sigue siendo en esencia una niña, esa que hace morisquetas, se disfraza y con una expresión tierna nos dibuja una sonrisa al pasar cada página.

Es un placer mirar los rostros de los niños de papel que " salen a jugar" y descubrir todos los sentimientos que invaden el juego cuando somos los que nos la "ligamos" o perdemos y/o la picardía con la que solemos desenvolvernos cuando, felices y libres, nos dejamos llevar por el universo imaginativo del juego... Todos están allí, reflejados. Y estoy segura de que ni para ustedes, ni para esta lectora,  pasarán desapercibidos.

 

María Pascual nos ha regalado una joya, una de esas que hay que atesorar y releer no sólo con nuestros niñ@s, sino cuando tengamos la torpe tentación de decir que algo es tan fácil como "un juego de niños".

Les dejo hasta la próxima que oigo el telefonillo timbrar... Ojalá que sea para invitarme y decir las palabras mágicas: Sales a jugar?

Nathalie

www.kamchatkatoys.com