Las visitas que más disfruto en el museo como educadora artística son las de familia. Me gusta que sean intergeneracionales, hijos, padres, abuelos, hermanos… y además me parece importante aportar a las familias una forma de visitar juntos el museo. Hoy, os doy cinco recomendaciones para visitar un museo en familia.

 

Antes de ir al museo.

  1. Elige un máximo de cinco obras para ver con tus hijos. No se trata de ver mucho, igual que en el colegio no se trata de abarcar un gran temario. La visita es una toma de contacto con el arte y con el museo en sí. Debe ser divertido y placentero, recordad que se aprende jugando.
  2. Infórmate sobre las obras que has elegido, estúdialas y piensa que puntos de conexión con tu hijo puede tener. El arte tiene que ver con nosotros, con nuestras vidas cotidianas, con los conflictos que vivimos y con experiencias que conocemos. Muéstrales a todos alguna de las obras que vais a ver. Es muy emocionante ver el original de una obra que conoces.

 

 

 

En el museo.

  1. Cuando entres en el museo cuéntale que museo es, su historia,  de que época es el arte que se expone…. Crear un marco siempre hace más fácil entender que está pasando. Si vas al Reina Sofía, por ejemplo le puedes contar que antes era un hospital y podéis hablar de cómo, incluso los edificios, se reutilizan. Cuéntale también anécdotas ocurridas en el museo, si te ocurrieron a ti mejor.
  2. Deja que sean ellos quienes hablen. Todo lo que te has estado preparando transfórmalo en preguntas. Para qué crees que…? Por qué habrá puesto…? Cómo puede haber conseguido…? Descubrir es mucho más placentero que escuchar.
  3. Tú también tienes que pasarlo bien. Disfruta de lo que ves y con la compañía.

El Artescopio

www.elartescopio.es