Y sí en este blog, vamos a hablar de ARTE!

Y acompañada de nuevas colaboradoras: Maria, Laura y Carlota, de El Artescopio. Conozco de primerísima mano el trabajo que realizan, el entusiasmo y la dedicación con lo que lo llevan a cabo y la verdad,  lo considero maravilloso. Pero más que yo, deberían hablar mis hijos que han vivido experiencias increíbles, a través de sus talleres o festejando cumpleaños inolvidables.

El Artescopio abrió sus puertas en el 2014 y con la ilusión de compartir el arte con los niños y las niñas, con el objetivo de transmitir una visión amplia y crítica del arte. Que los niñ@s reflexionen, que se hagan preguntas, que encuentren -o no- respuestas, que piensen sobre sí mismos y sobre el mundo que les rodea, que sientan, que manipulen, que experimenten, que investiguen, que acierten y que se equivoquen, que rían, que jueguen muuucho y que se diviertan. Todo esto se lleva a cabo a través de clases artísticas, talleres y cumpleaños personalizados.

Y para comenzar, hoy nos traen una visita a un museo.

  

El pasado miércoles un grupo de niñ@s de 8 años y El Artescopio hicimos una visita al museo.

La visita era a las 2,15 y las obras que habíamos elegido, las elegimos un mes y medio antes. Por eso me acerqué para comprobar de nuevo el recorrido, el orden de las obras, cuanta gente estaba visitando el museo y cualquier imprevisto.

Llegué al museo y repasé mis notas. El tema era  “El tiempo”. El tiempo en el proceso creativo, actuación del tiempo sobre la materia, el pasado y el futuro inmediato recogido en un instante…

El imprevisto apareció. Dos de las obras que había elegido no estaban.  Busqué otras dos que pudiesen sustituirlas. Desde ese momento fue una carrera contra el tiempo, quedaba media hora para la llegada. Treinta minutos corriendo de sala en sala, tomando apuntes sobre distintas posibilidades y decidiendo sobre las preguntas claves para la visita.

Pero al fin me encontré sentada con el grupo de niños, preguntándoles:

Qué es lo que veis?

Ellos hablaron de lo que veían, lo que reconocían, lo que estaban descubriendo…  y sin más comenzaron un debate entre ellos sobre si una ventana de una instalación lo era realmente a pesar de no cumplir su misión como ventana. Es una ventana fijada a la pared, no da al exterior.

Algunos de ellos pensaban que no lo es. Aunque parece que lo fue en otro momento, ahora no cumple los requisitos necesarios para seguir siéndolo.  Otros defendían  que sí desempeñaba  las mismas  funciones que el resto de las ventanas  porque tenía unas fotos pegadas en las que podíamos ver lugares exteriores.  Otra forma de ser una ventana.

Una discusión sobre la realidad, la representación de la realidad y la construcción de la realidad entre niños de 8 años. Expusieron sus ideas y buscaron argumentos para defenderlas. Se posicionaron y desarrollaron una visión crítica de “lo que estaban viendo”.

Escucharon  las opiniones de los demás y  tranquilamente asumieron que no iban a llegar a un consenso,  conviviendo las dos formas de ver “la ventana” o la “no ventana”.  Todo hablado lo reflejaron después  en el taller cuando crearon sus propias obras.

Abrimos un debate y dimos visibilidad a la diversidad de opinión, al conflicto,  gracias a una ventana que no se podía abrir y a través de la que no se podía ver.

 

El Artescopio.  

www.elartescopio.es

Asi se presentan:

"El ArteScopio es un centro en el que se une arte y niños, que nace de una convicción y de una ilusión común.

En El Artescopio queremos aportar a la red educativa una forma de disfrutar del  arte , utilizando una  pedagogía abierta,  activa y crítica.

Queremos contagiar nuestro entusiasmo, nuestras ganas de ver y entender, nuestro compromiso… Intentamos facilitar el mayor número de herramientas para que los niños puedan crear sus propios proyectos desarrollando sus preferencias y sus intereses. Nos encanta lo raro, la libertad, la integración, el debate, la diversidad, lo que no es convencional, la solidaridad y la emoción.

En El Artescopio puedes desarrollar una receta inventada en nuestros talleres de cocina, celebrar tu cumpleaños creando una instalación o crear un monstruo de cartón en nuestras clases de arte."