Desde hace un tiempo mis dos hijos reciben clases de Break Dance. Desde el principio me emocioné. Me dijeron que querían aprender a bailar Break Dance y a mí me encantó que tomaran contacto con el arte callejero a través del baile, a través de todo su cuerpo. En un momento en el que tanta gente está intentando dar visibilidad a la importancia que tiene la formación artística, ver como resurge el arte callejero y como se reúne gente para explorar, experimentar, compartir, creando lugares comunes es maravilloso…Que mis hijos formen parte de ello, aun que sea de refilón, es un sueño. Tengo varios motivos para que me fascine que el Break Dance exista en de la vida de mis hijos.

Voy a contar los cuatro más importantes, o los cuatro que hoy me parecen más importantes.

El primer motivo es su pertenencia a algo más grande. El break Dance se asocia con la cultura Hip Hop que agrupa a manifestaciones artísticas diversas, como el Rap, DJ y el Graffiti. Estos artistas crean una comunidad, donde acogen a quien quiera bailar, pintar o crear música. Buscan espacios donde reunirse. El baile, el graffiti y la música son experiencias que transforman su vida.

El segundo motivo es  su historia. Ya en su origen transformaron. El Break Dance surgió en la ciudad de NY en las comunidades latinas y afroamericanas de barrios como Bronx y Brooklyn. Era un baile de bandas, que resolvían conflictos territoriales en batallas de Break Dance. Las bandas se disponían en un circulo y en el centro bailaban unos minutos los miembros de cada una de ellas. Mientras lo hacían sus adversarios les abucheaban. La gente que estaba mirando eran quienes decidían quien era el ganador.

No es lo mismo un breaker que un B boy. El Breaker es un bailarín que no tiene conciencia del movimiento Hip Hop. Para el b- boy el baile tiene un sentido social y cultural. El b-boy intenta aportar elementos nuevos al baile y la originalidad y creatividad son muy valorados… su baile está relacionado con quien es. El baile se convierte en una forma de empoderarse y de hacer visible la diversidad. Crean nuevos pasos, interpretan a su manera los ya conocidos  e improvisan. Este es mi tercer motivo.

Y el cuarto y último motivo, aunque tengo mil más, está escondido en la b de b-boy y b-girl. La b, como supongo que  habréis imaginado significa break..Break girl y Break boy. En el Break Dance el mejor movimiento se realiza cuando la música hace un break, ósea cuando se detiene un momento… b-boy y b-girl sería más o menos el chico o chica que usa el break. Y yo soy muy partidaria de detenerse un momento y utilizar el Break para cambiarlo todo. Creo que es fundamental detener el tiempo de vez en cuando para ver qué está pasando y quien está ahí, bailando. En esos momentos un freezer (congelado) me atrapa. Me parece una flecha indicando algo que no llego a entender.

Con este pensamiento “parar y mirar quien está, ahí, bailando, o cocinando, o trasteando” me quedo. Es una suerte para mis hijos estar en contacto con el arte pero no debería ser suerte sino el pan de todos los días.

Maria

El Artescopio