Hoy voy a dar tres propuestas para conseguir que los niños tengan autonomía, comprensión ante su propio proceso de aprendizaje y la posibilidad de hacer visibles sus conflictos.

Dicha técnica suelo recomendarla cuando visito colegios y se puede llevar a la práctica a través del lenguaje visual y el diseño gráfico.

Autonomía; mostrar las reglas del juego: Para poder asumir responsabilidades, y para aprender a tener un comportamiento social, es necesario ser capaz de entender que está pasando y cuáles son las consecuencias de un comportamiento concreto. Cómo se utiliza un espacio, en que momentos, que prioridades tiene, la utilización de los materiales, las normas sociales… se puede explicar con la señalética, un lenguaje capaz de dar mensajes complejos a través del diseño gráfico.

Está es la primera propuesta para colegios,  donde todo esté explicado a través del diseño de una señalética concreta para el uso de aulas, biblioteca, baños, cocina, armarios, libros, mesas…

La segunda es mostrar el proceso de aprendizaje: Hacer visibles los procesos de aprendizaje como si se tratasen de proyectos científicos nos hace ver cómo se construye el conocimiento, cómo se construye la realidad.

La intención es entender donde estamos respecto a lo que aprendemos, cual es el contexto y como podemos construir nuestro propio proceso. Nos ayuda a ver que la complejidad del proceso, es similar a la complejidad de los conocimientos en sí. Además de tenerlo todo documentado y poder analizar la experiencia.

La tercera propuesta consiste en crear un lugar donde se puedan resolver, o al menos hacer visibles, los conflictos: Está puede ser la más compleja y también la más diversa.

Puede tratarse de un panel donde se ponen fotos, un lugar de protesta, pancartas accesibles, cajas donde se meten deseos, decorando nuestras mesas, sillas o de mil maneras más.

El conflicto es una fuente de aprendizaje y dar un lugar a los problemas o la diversidad de opinión parece el camino más adecuado para aprender con ellos.

Estas tres propuestas se llevan a la práctica a través del lenguaje visual, no son propuestas para entender el lenguaje visual en sí, aunque también nos ayuda a eso.

Son para resolver otras cuestiones a través de un sistema de comunicación que se utiliza continuamente en la sociedad. 

¡Hasta la próxima!

Maria 

El Artescopio