Es un binomio complicado. Nos genera dudas y nos preocupa no tener claro qué lecturas ofrecer a esta edad para que nuestros hijos finalmente terminen por apegarse a la lectura. ¿Es realmente un momento crítico?, ¿por qué nos preocupa tanto?, ¿Existe alguna propuesta clara que se pueda llevar a cabo? Me temo que hay una respuesta que ponga fin a todas nuestras dudas: nos guste o no adolescentes hay tantos como colores. Aun así, sí creo que es posible tener en mente algunas ideas que son útiles para orientarnos.

Veamos:

1. ¿Convertirse en más lector? El salto del colegio al instituto suele ir acompañado de un cambio importante de las recomendaciones de lectura que se dan en cada etapa. En la educación secundaria es corriente que se impulse la lectura de clásicos u obras de autores más o menos reconocidos.  Esta selección supuestamente quiere servir como puente para que los chicos caminen hacia la lectura adulta. Pero demasiadas veces juega a nuestra contra: a veces las tramas no terminan de conectar con sus intereses, otras veces los textos son demasiado complejos para su compresión. Casi siempre la obligatoriedad les resta interés.

Ante este escollo, sugiero acompañar, sobre todo en los primeros años de instituto: leer la obra por adelantado, mostrar interés y aclarar las partes que pudiesen ser más complejas. Sobre todo, conversar y, por qué no, redescubrir alguna lectura que teníamos olvidada.

2. Seleccionar. Cuando nuestros hijos son pequeños pasamos muchas horas seleccionando sus lecturas. Una vez que crecen pensamos que ellos mismos han de ser capaces de elegir lo que quieren leer. Es completamente cierto, pero ¡cuidado! Estamos en tierras farragosas. Me gustaría compartir un secreto: la gran mayoría de la literatura para adolescentes que se edita actualmente es muy mala. Abundan los títulos que rozan la autoayuda facilones y aunque consiguen enganchar a cualquiera, tienen una pésima calidad literaria.

No propongo que vayamos de la mano de nuestro hijo a comprar sus lecturas, pero sí que estemos al día. Es un momento importante para interesarnos en recomendaciones de expertos. Regalar de vez en cuando un libro especialmente seleccionado es una magnífica idea. Es el momento perfecto para dejar de comprar en grandes superficies. Visitad las pequeñas librerías: la selección suele ser mucho mejor y, para acertar, el librero es un aliado imprescindible.

3. Respetar la variedad de gustos. Todos tenemos derecho a leer de todo. Es sano engancharse a cosas sencillas para luego descubrir (por uno mismo) otros títulos que sabemos que están mejor escritos. Un buen lector sube y baja por la escalera de la lectura y aprende poco a poco a identificar qué espera de un buen libro. He visto a muchos adolescentes decidir, por cuenta propia, que cierto tipo de libros ya no son para ellos.

No existe un gusto uniforme, sin embargo, es bastante común que en esta etapa abunden las sagas, las novelas fantásticas, las primeras novelas gráficas y alguna que otra trama cercana al mundo sentimental. También es muy normal que vuestro hijo busque lecturas más sencillas, un supuesto retroceso, que en realidad solo demuestra que, si bien la lectura sigue interesándole, su momento personal no le permite adentrarse en lecturas demasiado complicadas. Que no cunda el pánico,  siempre que disfrute leyendo estamos en el buen camino.

4. No juzgar, pero sí opinar. De nada sirve empeñarse en juzgar lo que los adolescentes leen. La mayor parte de las veces nos espanta y reconozco frecuentemente es un sentimiento justificado. Llegados a este punto creo que ha quedado claro que no voy defender a capa y espada las lecturas de los adolescentes, pero las respeto. Por eso como orientación final siempre recomiendo a los adultos que compartan con sus hijos su opinión sobre lo que leen, razonada y calmadamente. No veo tampoco ningún inconveniente en proponer alternativas, claro que, para ello es necesario que nos impliquemos, que conozcamos e indaguemos. Es ahí reside donde quizás reside nuestro secreto como buenos guías.

Y hemos decidido dejaros algunas recomendaciones.

Viaje al fin del mundo.

Autor: Henning Mankekk

Editorial: Siruela.

Viaje al fin del mundo es la cuarta y última entrega de la historia de Joel. El protagonista acaba de cumplir 15 años, ha terminado el colegio y decide buscar su futuro. Para ello, abandonará el pequeño pueblo de Suecia donde vive con su padre y en el que nunca ocurre nada interesante. Su padre había prometido llevarle a una ciudad más grande, con puerto, donde el hijo podría buscar empleo en un barco, como hizo él cuando era joven. Pero de Estocolmo llega una carta. En ella se desvela el lugar donde vive la madre de Joel, que lo abandonó siendo un bebé. Es éste también un poderoso motivo para hacer las maletas y dar un gran salto hacia la edad adulta y encontrar nuevas experiencias. El mundo interior (con sus dudas, inseguridades, esperanzas o sueños) del joven Joel queda poderosamente reflejado, y sólo la naturaleza (con sus bosques, nieve o estrellas) le sirve de contraste, o de acompañamiento, cuando tiene que afrontar algún problema.

 

Las aventuras de Ulises

Autor: Giovanni Nucci

Ilustradora: Chiara Carrer

Ediorial: Siruela.

¿Cómo se puede conseguir que todos los niños conozcan un gran clásico como la Odisea? Giovanni Nucci y Chiara Carrer lo logran de forma magistral. Es ésta la historia de Ulises, un personaje conocidísimo. Es la historia del amor de Ulises y Penélope, del rapto de Helena, de la guerra de Troya, del famoso caballo, de Polifemo, de la maga Circe, de Nausícaa, de la larga espera de Penélope, que tejía y tejía, del perro Argo, el único que reconoce a Ulises, su amo, de la competición entre los pretendientes de Penélope, y de cómo, después de tan largo viaje, Ulises pudo por fin descansar en las costas de Ítaca, con la mirada perdida en el mar color vino. Es ésta una versión genial del gran poema homérico, ilustrada con moderna delicadeza por Chiara Carrer.

 

La Expedición de Kon Tiki

Autor: Thor Heyerdhal

Editorial: Juventud

Habiendo descubierto que los predecesores de los incas y los antiguos habitantes de ciertas regiones de la Polinesia adoraron a un mismo dios solar, llamado Kon-Tiki, el autor del presente libro dedujo que los primeros pobladores de las islas del Pacífico fueron americanos de los tiempos preincaicos. Pero otros investigadores objetaron que en aquella remota época, los aborígenes peruanos solo poseían balsas, con las que era imposible cruzar el Pacífico.

Para demostrar la exactitud de su hipótesis, Thor Heyerdahl hizo construir una balsa, fiel imitación de los modelos antiguos, y, en compañía de cinco camaradas, intentó la experiencia y la llevó a feliz término.

Thor Heyerdahl es también un escritor notable: posee un admirable don descriptivo, un delicioso humorismo, un estilo claro y vivaz. Este libro, traducido a veinte lenguas, ha alcanzado fabulosas tiradas. Su lectura apasiona igualmente a los jóvenes y a la gente madura, al lector corriente y al erudito.

 

NonNonBa

Autor: Shigeru Mizuki

Editorial: ASTIBERRI EDICIONES

Premio al mejor álbum en el Salón Internacional del Cómic de Angoulême 2007.

Relato autobiográfico en el que Mizuki cuenta sus recuerdos de infancia en la década de 1930, en Sakaiminato, un pequeño pueblo costero del suroeste de Japón. Con nostalgia y ternura, el mangaka cuenta sus primeros años de vida en el seno de una familia modesta, las peleas con sus amigos, la escuela o los primeros amores. El personaje que da título al libro, NonNonBa, es una anciana mística y supersticiosa gracias a la cual Shigeru descubre el mundo de los yokai, entidades sobrenaturales y grotescas del bestiario medieval japonés.

Mezclando la crónica cotidiana y los ambientes fantásticos que le han valido su reputación desde Kitaro (una serie que comenzará a publicar Astiberri en 2010), Shigeru Mizuki nos ofrece con NonNonBa una obra con el encanto y la sencillez de las historias que nos contaban de niños.

Tierno, lleno de humor y emoción, este relato iniciático sobre un fondo de crónica familiar es, sin duda, la mejor puerta de entrada en el universo del inmenso autor de manga que es Shigeru Mizuki. Una auténtica obra maestra.

 

La Nube

Autor: Gudrun Pausewang

Editorial: Lóguez Ediciones

La acción tiene lugar en los años noventa del siglo pasado. El accidente nuclear de Chernobyl está ya casi olvidado cuando, de pronto, sucede uno nuevo, mucho más grave en Alemania. Las autoridades le quitan importancia, pero la población, aterrorizada, intenta huir de la zona catastrófica. En las carreteras, en las calles, se da una feroz lucha por la supervivencia. En medio de esa lucha, se encuentran Janna Berta, una chica de 14 años, y su hermano Uli, de 7. Sus padres se han marchado de viaje por unos días. Los niños intentan huir del peligro en sus bicis.

La novela es de un realismo escalofriante. El caos que se produce ante la huida de la población, la forma en que la niña va sorteando situaciones adversas, la muerte de sus seres queridos, está resuelto literalmente de una forma espléndida (y la traducción es impecable).

Premio Alemán al Libro Juvenil.

 

El bosque del verdugo

Autor: Lucy Christopher

Ediciones Castillo

La vida de Emily Shepherd da un vuelco cuando, una noche, su padre llega a casa con una joven muerta. Todo indica que la asesinó en el bosque cercano. Emily enfrenta el desprecio de todos sus conocidos mientras intenta demostrar la inocencia de su padre. Damon, el novio de la víctima, también busca la verdad: él estuvo en el bosque aquella noche y tal vez sus recuerdos revelen el secreto de lo que ocurrió en realidad.

 

Hasta la próxima.

Inés Puig

www.leoteca.es