Y los flamencos llegaron para quedarse…

 

Hace tiempo que están presente en casa: un peluche de mi hija comprado en un zoo hace unos años, dos playmobil que viven en mi escritorio, una carpeta que compre hace tiempo en una tienda nórdica, una camiseta, el libro de Flora, una foto de un viaje a Kenia donde vimos miles y miles de flamencos.

 

De repente me di cuenta que estaba rodeada de ellos….rosas…..por todas partes y me pregunté como no los incorpore antes a mi Zoo de pegatinas y por que no a la papelería o las tarjetas personales. Y di que si, que han tenido mucha aceptación.

 

Así, sin quererlo, nos hemos sumado al boom de los flamencos.

 

Andy