Todos hemos oído del famoso Ratoncito Perez pero saben de dónde ha salido??

Según Luis Coloma, escritor y creador de este personaje, vivía en la calle Arenal 8, la ex confitería Prast, y de hecho he leído que hay una placa del ayuntamiento de Madrid en dicha dirección en testimonio de su existencia.

Se animan a pasar por ahí y verificarlo con una foto?? 

La historia fue escrita para el príncipe Alfonso XII en 1886 que estaba muy traumatizado con la caída de su primer diente. El cuento decía asi:

Rey Buby I (el apodo con que la reina llamaba cariñosamente a Alfonso) pierde un diente. 

Antes de ir a dormirse, el niño coloca el diente y una carta que ha escrito para el ratón, debajo de la almohada. Esa misma noche el ratón Perezz le hace una visita y se hacen amigos.

El ratoncito Pérez llevaba sombrero de paja, lentes de oro, zapatos del lienzo crudo y una cartera roja colgada a la espalda.

Buby le pregunta al ratón si puede acompañarle en su misión de ir a buscar el próximo diente. El ratón accede y mete la punta de su cola en la nariz del muchacho, haciéndole estornudar. En el acto el muchacho se convierten por arte de magia en ratón y los dos parten alegremente a la casa del Ratoncito Pérez, para recoger el regalo que deberán dejar a otro niño que ha perdido un diente. Entonces se dirigen a la calle del Arenal, 8 y entran en la mencionada Confitería Carlos Prast. En ese lugar, detrás de una gran montaña de queso es donde Pérez tiene su casa. Su hogar consiste en una gran caja vacía de galletas Huntley, una marca británica que gustaba especialmente al pequeño Alfonso. El ratón presenta a Buby a su familia y mientras su esposa hace punto junto a la chimenea, avivada con ramas de parra, ambos se toman una reconfortante taza de té y escuchan un dúo de arpa interpretado por las dos hijas el ratón. Poco después Buby y Pérez tienen que continuar con su visión de visitar al niño que ha perdido su diente. Se ponen en marcha correteando por las calles hasta que llegan a la calle de Jacometrezo, cerca de la plaza del Callao, una zona de la ciudad recoleta y humilde en aquellos tiempos. Allí visitan a un muchachito, Gilito, que está durmiendo en una cama de paja vigilado por su madre. La familia es tan pobre que no tienen ni siquiera pan para comer y carecen de mantas con qué cubrirse apropiadamente durante las frías noches. Buby queda tan impactado por la pobreza de esa familia que aunque el ratón deja una moneda de oro bajo la almohada para aliviar su pobreza, el recuerdo de lo que ha presenciado permanece en su cabeza.  Una vez en casa, prácticamente se olvida del regalo que Pérez le ha dado a cambio de su cliente (una medalla con el Toisón de Oro) y con lágrimas en los ojos le pregunta a su madre por qué existen tales injusticias en el mundo. A lo que ella responde: “porque tú eres el hermano mayor, que eso es ser Rey… ¿Lo entiendes Buby?… y Dios te ha mandado de todo para que cuides en lo posible de que tus hermanos menores no carezcan de nada...

Así acaba el breve cuento en el que el escritor enseña al futuro rey una lección moral y de la cual nace un personaje tan popular!

Sabían de la historia? De la placa?

Como manejan Uds. la historia del Ratoncito Perez? Que le dejan a vuestros niños a cambio de los dientes? Dinero o un regalo como en la historia original?

En Uruguay dejamos dinero, generalmente un par de monedas al equivalente de 1 euro. Aqui en Francia también se cuenta la historia del Ratoncito Perez y sin duda pienso utilizar el cojín de Papel Picado cuando le llegue el momento a Alan, es pequeñito, mullido y me encanta ese mini bolsillo para el diente y las monedas.

Espero ansiosa vuestras experiencias.

Un abrazo 

Eliana