Con el cambio de tiempo y la llegada del otoño, ya nos estamos preparando para las vacaciones de Touissaint, dos semanas a mediados de Octubre, en las que haremos un viaje en coche y otro en avión.

Alan se adapta muy bien a los viajes, ya lleva tres a Sudamérica y muchos en Europa.  Con tres años ya, sus necesidades han cambiado y con ellas sus juegos. 

Los viajes en coche son nuestros preferidos porque podemos llevar más cosas pero los de avión se complican ya un poco porque entre las reglas de equipaje de cabina y las cosas que no me gusta llevar abordo las opciones son pocas.

A Alan le fascinan los libros y tenemos muchísimos pero como pesan, cuando vamos de viaje no llevamos ninguno y eso nos da la excusa de poder comprar nuevos. Solo llevamos alguno de pegatinas o de colorear.

En el verano Andy nos regaló un block de colorear que son perfectos para pasar horas con ellos. El problema es que son taaaaan lindos que sinceramente me daba pena usarlos!

Como quería sacarles el máximo provecho se me ocurrió cortarlos en tamaños más pequeños. Pero no quería llevar hojas sueltas entonces pensé en pegarlas en un cuaderno de Ikea que tenía desde hace un tiempo. A eso le sumé otras ideas y terminó en un cuaderno para colorear y coleccionar cosas de colores en nuestro próximo viaje.

Es súper fácil de hacer y no es nada del otro mundo. Lo primero que hice fue juntar cosas que sirvieran para hacer el collage como las letras de arriba. También pueden ser letras cortadas de revista o si tienes una buena caligrafía sería precioso escribirlo tu mismo…..

Alan ya sabe muchos de los colores básicos pero en el libro incluí otros como el dorado y la idea es enseñarle a reconocerlos en cosas de la vida diaria, mezclar dos básicos a ver que color sale y juntar cosas del viaje que vaya encontrando y clasificarlas por color en nuestro libro…

Entonces, empecé por poner el nombre del color:  AMARILLO o YELLOW o JAUNE (Alan esta lidiando con tres idiomas en casa) y pegué en la misma hoja cosas de color amarillo, incluí algunas con textura y relieve como la pluma o un botón. En la hoja siguiente un trozo de estas hojas del block para colorear. Eso si! Solo en amarillo :-)

Entre color y color dejé hojas en blanco para pegar cosas del viaje (eso se los muestro a la vuelta). Alan me vio preparando el libro y quiso empezar colorearlo enseguida con su color favorito; el naranja.

También dejé hojas libres para colorear a mano alzada. Según el ojo de mi pequeño artista esto es una banana ;-)

Pero la parte mas divertida del asunto son las hojas del block y no pude contenerme e hice un poquito yo también:

Obviamente no recorté todas las hojas porque colorear en cualquier orden también tiene su gusto. Además las hojas en tamaño real son geniales como mantel individual, las llevamos mucho a los restaurantes y son todo un éxito!

Incluso, como las hojas son grandes se pueden aprovechar de a una para cuando hay dos o tres niños pero es necesario tener muchos colores repetidos ya que a todos se les ocurrirá colorear con el mismo color!

Y que bonito es que estos blocks pueden ser personalizados! Alan notó inmediatamente que llevaba su nombre y solo tiene tres años! 

El que nosotros tenemos es el clásico de Papel Picado pero hay dos más: Icecream y Superhero.  

Y asi, sin más Alan ya ha hecho su maleta con otro imprescindible de Papel Picado!

Espero que les gusten tanto como a nosotros! 

Eliana

www.justwhite.blogspot.com